Confesionario

CARTA DE AMOR A MI PRINCESA PEQUEÑA

12 enero, 2017

irati-sonajero1_1p

*Foto de Lola Pisón

Estoy en un momento de enamoramiento total de la pequeña de la casa. Sus primeros meses fueron muy duros. La teta y el sacaleches, una dermatitis atópica brutal, una mudanza de por medio, mis hormonas descontroladas y los celillos de la mayor al ver que mamá ya no era solo para ella hicieron que no pudiera disfrutar de esos primeros momentos como me hubiera gustado.

Eso generó en mí un sentimiento de culpa que me ha costado quitarme de encima. Y, quizás por eso, el sentimiento de amor incondicional y absoluto que siento cada vez que le veo su sonrisilla desdentada o cada vez que le oigo reírse a carcajadas o, incluso, cada vez que en medio de la noche tengo que acudir a su llamada, es algo difícil de explicar.

 Aunque lo voy a intentar.

Y es por esto que TE QUIERO, mi pequeña

porque haces que mi corazón se ensanche cada vez que te veo sonreír

porque dibujas una sonrisa en mi cara cada vez que te veo abrazar a tu hermana

porque me asombra ver cómo vas entendiendo todo lo que ocurre a tu alrededor

porque me parece increíble cómo consigues expresarte sin hablar

porque me derrito cada vez que te pregunto cuánto me quieres y me regalas un abrazo enorme

porque cuando tratas de imitarnos eres sencillamente adorable

porque tienes muy claro lo que quieres y lo haces saber

porque las babas que dejas con tus besos son directamente proporcionales al amor que pones en cada uno de ellos

porque aplaudes a la mínima que ves la oportunidad

porque cuando ves a alguien llorar, acudes a consolarle

porque tu carita se ilumina cuando me ves aparecer

porque cuando te das un golpe y no tienes claro si te ha dolido, me miras para que yo te lo diga

porque aunque te caigas varias veces, siempre te vuelves a levantar

porque podría estarme horas acariciando las yemitas de tus dedos

porque tus carcajadas son, a día de hoy, mi música favorita

Y es por TODO esto que TE AMO, mi pequeña.

Espero que me permitáis el haberme puesto un pelín ñoña. Hay días en la vida que te levantas así y no puedes hacer nada para remediarlo… 

No os preocupéis que la semana que viene volveré a ser yo ;-)

You Might Also Like