Montessori

EDUCACIÓN PARA LA PAZ

16 noviembre, 2015

educación para la pazComo ya os conté el día que os presenté a Natalia Ángel, nuestra experta en Montessori, hace unos años que cogió sus maletas y se fue a vivir a París. Con el corazón aún encogido, os dejo leer sus reflexiones sobre los últimos acontecimientos y la importancia que tiene la educación para terminar con el odio en el mundo y todas estas muertes absurdas.


 

Esta mañana dejé a mi hijo al cuidado de sus abuelos, con la intención de preparar algunos ejercicios para la clase del miércoles en el taller de iniciación Montessori que comenzaré a dar y aprovechar también para escribir mi post Montessoriano para vosotras.

Sin embargo, nada más abrir mi navegador para buscar alguna información, me topé directamente con mi Facebook y los cientos de mensajes, post, fotos, videos, twitts, noticias, crónicas concernientes a la terrorífica noche que se vivió en Paris este Viernes 13 de noviembre de 2015.

Hasta ese momento me había limitado a anunciar a mi gente que estamos bien, leer la información básica de los hechos y encerrarme a llorar para no contaminar a mi peque con todo el dolor que se me vino encima como un aguacero helado.

Decidimos, mi marido y yo, no poner ni tele ni radio y así evitar que las imágenes fueran absorbidas por nuestro cachorro de dos años y poco.

Así que hoy, sin nadie a quién proteger, navegué horas y horas y para desamarrar el nudo que se me hizo en el espíritu, escribí este textico en mi perfil de Facebook, que quiero compartir con vosotros/as como introducción:

Supongo que esto hace parte de vivir una guerra… Le Carrillon ha dejado de ser el barcito donde pasábamos la tarde después del trabajo, a dos pasos de nuestra primera vivienda en Goncourt y se ha convertido en el lugar donde comenzó la masacre del 13 de noviembre.

Borrado quedará de la memoria el delicioso momento que pasamos en el concierto de Fat Freddys Drop en el Bataclan porque será reemplazado por la imagen de una matanza sangrienta, casi como de puesta en escena de película titulada Viernes 13.

En fin, todo el perímetro que enmarcó hasta hoy la vida de mi familia en Paris, todo el suelo que recogió mis pasos durante seis años vividos en el 11ème arrondissement quedó inundado en sangre y sumido en un luto que será largo y doloroso.

Y agradecida, eso si, porque hace unos meses decidimos coger las maletas y alejarnos 20 kilometros de Paris.

Y agradecida, también, por todos los mensajes de preocupación, de cariño y afecto que he recibido a través de las redes.

Mis condolencias a quienes perdieron a alguien la noche del viernes y también todas las noches y días anteriores en Gaza, Beirut, Siria… en fin en todos los países donde el odio, la frustración, el poder y otras imbecilidades humanas han acabado con vidas de hombres, mujeres y niños a granel.

Mi más grande deseo es que tengamos la sabiduría para criar a nuestros hijos de forma tal que no necesiten la violencia como expresión de sus miedos, frustraciones u otros delirios.

Que en Paz Descanse, París.

Evidentemente, no tuve la cabeza bien puesta para preparar los ejercicios y sin embargo siento que más que nunca es un deber escribir este post, ya que, por esas cosas de la vida, desde hace varios días había decidido el tema de LA EDUCACION PARA LA PAZ.

Pero este post, y ustedes me perdonarán, no tendrá el tono jocoso y descomplicado que suelo adoptar, ya que mi corazón está de luto.

Vamos a ver, María Montessori creo un método, que es el que se aplica en los colegios y con el que fácilmente se aprende a leer y a escribir… pero eso no es lo más importante. Este método y la filosofía que lo acompaña, busca el desarrollo interior de la personalidad humana. Según Montessori, un ser humano que desarrolle todo su potencial será un ser humano feliz, libre, sin frustraciones ni delirios de poder. Un ser humano en paz consigo mismo y por consiguiente en paz con los otros.

Así, en las escuelas Montessori, los educadores tienen el deber de presentar al estudiante el cosmos como algo único, maravilloso , frágil e imprescindible, generando así un profundo respeto por la Tierra y todos los seres vivientes.

La competencia, las notas, los castigos y los premios desaparecen y así desaparecen también las desigualdades, las envidias y las frustraciones.

La disciplina, unida a la libertad (de esto os hablaré en otro post) da al futuro adulto el valor de expresar sus convicciones y vivir de acuerdo con ellas respetando las libertades y opiniones ajenas.

Y ahora me voy a permitir directamente citar algunos extractos de su libro “Educación y paz” y de algunas conferencias, ya que nadie lo puede decir más claro que ella misma:

“La tarea de la educación es establecer la paz…

…Si la educación se sigue considerando como una simple transmisión del saber, poco se puede esperar de ella en cuanto al futuro del hombre ¿pues de qué sirve transmitir el saber si se descuida el desarrollo total del individuo?… El niño está dotado de potencialidades ocultas, que pueden encaminarnos hacia un futuro radiante. Si verdaderamente deseamos un nuevo mundo, entonces la educación debe tomar como su objetivo el desarrollo de las potencialidades humanas”.

“Para tener una buena sociedad, un nuevo hombre debe ser formado.”

“La educación es la mejor arma para la paz”

“Cuando los individuos se desarrollan en forma normal, sencillamente sienten amor no sólo por las cosas, sino también por todas las criaturas vivientes”

“La educación constructiva para la paz no se debe limitar a la enseñanza de las escuelas. Es una tarea que requiere esfuerzos de toda la humanidad. Su objetivo debe ser reformar a la humanidad para permitir el desarrollo interior de la personalidad humana”

“Lograr una educación capaz de salvar a la humanidad no es en absoluto una tarea sencilla: implica desarrollar la espiritualidad del hombre, realzar su valor como individuo y preparar a los jóvenes para que comprendan la época en que les toca vivir”

“La educación indica el camino hacia un nuevo mundo por descubrir: el mundo del espíritu humano”

“No se logrará nada en el mundo de los adultos, si antes no se lo hace en la niñez”

“El niño que ha sentido un amor intenso por su entorno y por todas las criaturas, que ha descubierto la alegría y el entusiasmo en el trabajo, nos da razones para albergar la esperanza de que la humanidad se puede desarrollar en una nueva dirección”

“El nuevo individuo tiene que enseñarnos el camino que llevará a los hombres a tomar conciencia de su unidad.”

“Un hombre así preparado, consciente de su misión en el cosmos, será capaz de edificar un nuevo mundo de paz”

“Debemos centrar toda nuestra atención en el niño, porque él es el origen de los enigmas de la humanidad y también la clave para resolverlos”

Hasta pronto,

NAT

You Might Also Like

1 Comentario

  • avatar
    Responder katarina 10 octubre, 2016 at 13:08

    Gracias! Esta tema muy importante para mi!

  • Dejar un comentario