El café de los viernes

EL CAFÉ DE LOS VIERNES ¿CÓMO LO TOMÁIS VOSOTRAS?

19 junio, 2015

el café de los viernesHace unos meses realicé el curso de Hello Blogging Pro de Hello Creatividad y conocí a Mar y María, dos de las profesoras del curso que están detrás de Sonambulistas. Hace ya bastante tiempo que crearon una sección llamada “El café de los viernes” donde se toman un café virtual con todos los que les seguimos al otro lado de la pantalla y nos cuentan qué tal les ha ido la semana.

Hoy me uno a su invitación y me tomo un café con vosotras para contaros cómo ha ido la mía. Aunque, si queréis que os diga la verdad, esto de los cafés siempre ha sido un rollo para mí porque no me gustan nada de nada ni el café ni las infusiones así que nunca sé qué pedir. En fin… tendrá que ser un Nesquik bien fresquito :-) ¿Qué queréis vosotras? Poneos cómodas que empezamos la terulia.

Si estuviéramos tomando café os contaría que la semana empezó de manera muy triste. El domingo por la noche falleció un amigo de mi marido que llevaba unos meses bastante enfermo. Maldito cáncer. Esta vez fue un melanoma pillado cuando ya no había remedio. Como os podéis imaginar, ha sido horrible. Cuando le diagnosticaron hace nueve meses su novia estaba embarazada y ahora su hija tiene unos tres meses. Solo de pensarlo se le pone a una un nudo en la garganta. Casualidades de la vida, el domingo mi padre habría cumplido 62 años y, como os conté aquí, tampoco los cumplió por culpa del cáncer.

Si estuviéramos tomando café os contaría que, como consecuencia, una no puede evitar pensar y pensar y seguir pensando. Y que básicamente he estado pensado en dos cosas:

  • La vida es para vivirla y disfrutarla TODOS LOS DÍAS. No esperes a mañana porque no sabes si va a haber mañana. Sonríe, abraza, besa, ríe a carcajadas, quiere, baila, canta, no discutas por tonterías, viaja, lee, vete al cine, HAZ LO QUE TE APETEZCA. Por supuesto, dentro de un límite porque, por desgracia, no siempre uno puede hacer lo que quiere pero HAZLO SIEMPRE QUE PUEDAS.
  • Todo el cuidado es poco cuando se trata de nuestra salud y la de los nuestros. Hasta ahora yo era una de esas “locas del sol” que para mitades de junio ya estaba negra como el tizón. Lo que más me gustaba del mundo era tirarme en la playa vuelta y vuelta, cuantas más horas mejor. Utilizaba protección pero, así entre nosotras y si he de ser sincera, no toda la que debería. Ahora las cosas han cambiado. Por una parte, lo de vivir en Vitoria en vez de en Barcelona ayuda bastante a no tener tantas oportunidades para pasar infinitas horas al sol. Por otra, ser madre de una niña a la que no le gusta la playa, tampoco ayuda demasiado. Y, por último y lo más importante, digamos que me ha entrado la cordura y que por fin soy consciente de verdad del peligro que supone no tomarse en serio los peligros del sol. Será la maternidad, será el perder a alguien cercano o serán las dos cosas pero ya os digo que esa época de ser la más morena del pueblo terminó para mí.

Si estuviéramos tomando café os contaría también cosas mucho más alegres como que el martes le compré a Aitana su primer cepillo de dientes y que le encanta lavárselos a la vez que yo. El primer día tuve problemas para quitárselo y hacerle entender que con cinco minutos era suficiente pero parece que ya lo ha ido entendiendo y en cuanto ve que yo termino, me da el suyo sin protestar ;-)

Si estuviéramos tomando café os contaría que la semana va de cambios y que mi niña hoy ha tomado su primer “desayuno de mayores”. Leche de vaca con Nesquik y galletas. Confieso que, para mí, el momento de darle el biberón era uno de los más agradables del día. Un momento de paz infinita con ella en brazos que no lo cambiaba por nada del mundo pero, aunque me dé pena terminar con el ritual, voy asimilando que es lo que toca. Por suerte en tres o cuatro meses podré sacar de nuevo los biberones del armario :-)

Si estuviéramos tomando café os contaría que las 24 semanas de embarazo ya se empiezan a notar y que, además de que tengo ya una tripa considerable, me encuentro bastante cansada y siento la espalda amenazante como si un día de estos me fuera a hacer una jugarreta de las suyas. El miércoles estuve con la matrona y pude oir el latido de la pequeñina. Todo va perfectamente pero lo de coger peso ha empezado a coger ritmo… El lunes me vuelvo a subir a la báscula que últimamente la tengo muy abandonada.

Y si estuviéramos tomando café os contaría que os tengo que ir dejando porque la niña me reclama y está intentando treparme por las piernas para ponerse ella al mando del ordenador.

¿Cómo ha ido vuestra semana? ¿Os apetece que el viernes que viene volvamos a tomar café?

You Might Also Like

1 Comentario

  • avatar
    Responder ¡CUIDADITO CON LORENZO! - Un chupete para mamáUn chupete para mamá 24 julio, 2015 at 11:34

    […] os contaba aquí, esto de la maternidad me ha hecho mirar al sol con otros ojos. Pocos años atrás mi amor por él […]

  • Dejar un comentario