El café de los viernes

EL CAFÉ DE LOS VIERNES ¿QUÉ OS PONGO HOY?

24 julio, 2015

Café helado

Antes de irme de vacaciones estrené una sección en el blog llamada “El café de los viernes” que adopté del blog Sonambulistas y a la que nos estamos sumando cada vez más blogueras. Se trata de tomarnos un café virtual con todas nuestras seguidoras para ponernos un poquito al día y contaros cómo ha ido nuestra semana. Ya os adelanto que esta ha sido una de las más intensas de los últimos tiempos.

Si estuviéramos tomando café, os contaría que estamos en pleno proceso de venta de piso pequeño – compra de piso grande y es un poco como montarse en una montaña rusa. Un día tenemos comprador, otro día el comprador se esfuma, un día nos enamoramos de un piso, al día siguiente nos desenamoramos y nos enamoramos de otro y así todos los días. Y, si para cualquiera resulta bastante estresante esta situación, imaginaos cómo es vivirla con una barriga de 29 semanas y con la amenaza de que, si no nos damos prisa, puede ser que me ponga de parto en plena mudanza y mi benjamina llegue al mundo rodeada de cajas por todos lados.

Si estuviéramos tomando café, os contaría que, por si fuera poco, el lunes tuve cita con la ginecóloga y hubo malas noticias. Aunque no es nada grave, son cosas que a nadie le gusta escuchar:

  • - Ginecóloga: Tienes anemia.

          – Mi yo interior: Vale, no pasa nada, me tomo unas pastillicas de hierro y problema solucionado.

  • - Ginecóloga: Como tu grupo sanguíneo es 0 Rh -, te tenemos que poner una vacuna para evitar complicaciones en el parto.

  – Mi yo interior: Vale, tampoco pasa nada, soy capaz de soportar un poquito de dolor durante un minuto.

  • - Ginecóloga: Te ha salido el azúcar alto y te tenemos que hacer la prueba larga de la glucosa.

   – Mi yo interior: NIIIIIIIIII-NOOOOO-NIIIIIIIII-NOOOO-NIIIIII-NOOOO. Se disparan todas las  alarmas. Tanto las que me conocéis en persona como las que me seguís asiduamente por aquí, sabéis que el dulce es mi perdición. No puedo imaginarme mi vida sin él y, solo de pensar que existe la posibilidad de tener que estar tres meses sin probarlo, me entran ganas de llorar. Muchas. Por no hablar de lo poco agradable que es la prueba en sí.

Así que, entre todas las buenas noticias que me dio y el poco feeling que tengo con ella como ya os conté aquí, salí de la consulta dando palmas de alegría.

Si estuviéramos tomando café, os contaría también que, al salir de la consulta de la ginecóloga de la seguridad social, fuimos al Hospital Vithas San José a hacer la eco 4D para “conocer” a Irati y empezar ya a intentar adivinar a quién se parece pero, por desgracia, no pudo ser. Por mucho empeño que puso el doctor que, como siempre, nos trató maravillosamente bien, la peque tenía el día rebelde y no se dejó ver bien. Resulta que tenía el cordón por delante de la cara y eso hizo que la imagen se viera todo el rato muy difuminada. Fue un poco bajón, la verdad, porque con Aitana se vio súper bien y pensábamos que iba a ser igual :-(

Si estuviéramos tomando café, os contaría que el martes fui a hacerme la dichosa prueba de la glucosa y que es muy poco agradable. Para las que no sabéis de qué va, os cuento: tú vas en ayunas al hospital, te sacan sangre, te dan un vaso con un “jarabe” muy, muy, muy dulce, que casi es demasiado dulce hasta para mí, te quedas esperando la friolera de tres horicas de nada y cada hora te vuelven a sacar sangre. Resumiendo: tres horas de espera y cuatro pinchazos que hacen que al final tus brazos parezcan un colador.

Y, por último, si estuviéramos tomando café os contaría que hay una frase que últimamente me están repitiendo mucho y que me tiene un poco hasta los cojones hartita y que es la siguiente: “Uy, ya te tiene que faltar poquito, ¿no?” Pues NOOOOOOOOOOOOOOOOOO. Que se entere todo el mundo de que aún me faltan once largas semanas de siete días y siete noches cada una. La gente en general y l@s que no han estado embarazadas en particular, tienen muy poca delicadeza con este asunto. Creo que no se pueden llegar a imaginar lo que jode fastidia ese comentario. Y ya, el no va más de la insensatez se produce cuando yo contesto que aún me quedan tres meses y su respuesta es un: “¡Ah, madre mía, pero viene solo uno, ¿no? ¿o son dos?!” Acompañado de una tremenda cara de asombro. A ver, por favor, un poquito de por favor con una pobre embarazada que bastante tiene con mirarse al espejo y ver lo que hay, como para que gente que no le conoce de nada se lo esté recordando a cada paso.

¿Y a vosotras qué tal os ha ido la semana? Espero que haya sido un poco más ligerita que la mía que, con estos calores, lo único que apetece es que tumbarse a la bartola y poner la mente en blanco.

You Might Also Like

  • avatar
    Armando 28 julio, 2015 at 19:29

    Buenas, decirte que hemos hablado de esta entrada en el Repaso de Blogs semanal de Bebés y más:

    http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-plastilina-hecha-en-casa-consejos-que-no-pediste-y-mas

    Un abrazo!!

    • avatar
      Un chupete para mamá 4 agosto, 2015 at 22:35

      Hola Armando,
      Muchísimas gracias por acordaros de mí :-)

  • avatar
    ISABEL 24 julio, 2015 at 10:47

    Jaja! mucho ánimo Esther!!! tu puedes con todo!

    • avatar
      Un chupete para mamá 4 agosto, 2015 at 22:35

      Gracias, bonita!