Salud

EPI-NO, ¿QUÉ ES, PARA QUÉ SIRVE Y CÓMO SE UTILIZA?

20 mayo, 2015

epi-no

Realizar el curso de preparación al parto “Panza que avanza” de Igaro, Centro de fisioterapia y osteopatia fue una excelente inversión. Gracias a él conseguí afrontar el parto sin miedo y con una sensación total de calma y control de la situación.

Y me atrevería a asegurar que, casi en su totalidad, esa sensación de tener todo bajo control se debía tanto a haber practicado el masaje perineal regularmente durante las últimas semanas como, sobre todo, a todas las veces que había “ensayado el parto” tranquilamente en mi casita en un ambiente relajado y sin pasar ningún tipo de dolor. Agradable tampoco es, las cosas como son, pero me sirvió muchísimo para coger confianza en mí misma y saber que era capaz de hacerlo. 

Por supuesto, soy consciente de que por mucho que te masajees y ensayes con el epi-no, llegado el momento del parto pueden surgir diferentes complicaciones que hagan que todo lo que has trabajado no sirva para nada. Sin embargo, si todo transcurre con normalidad, el haber practicado antes en casa te aporta una gran seguridad y hace que llegues al paritorio con la sensación de saber de qué va el tema y cuáles son los pasos a seguir.

Nadie mejor que mi fisioterapeuta favorita Ania Ibisate para explicaros en detalle qué es eso del epi-no y cómo se utiliza.

¡Os dejo con ella!

El epi-no es un balón hinchable de color azul que cada vez más mujeres utilizan para la preparación al parto y que se está haciendo archiconocido. Ahora bien, como profesional en la materia, y con más de 10 años de experiencia aconsejando su uso, ya adelanto que el objetivo del uso del Epi-No no debe ser únicamente ni prioritariamente evitar la episiotomía.

El uso de este artilugio, desde mi punto de vista como fisioterapeuta, debe ir encaminado a facilitar el pujo, a enseñar y memorizar cómo empujar en el momento del expulsivo en el parto.

Según parece, la idea que condujo al desarrollo del EPI-NO se origina en África, donde algunas mujeres embarazadas insertan suavemente una calabaza en su vagina para estirar los músculos pélvicos, y así facilitar el parto natural y reducir el riesgo de desgarros perineales. Pero yo creo que más que el acto mecánico de estirar un tejido, el Epi-No (como la calabaza) tienen más la propiedad de enseñar a la mujer a percibir su suelo pélvico, a localizarlo y por tanto a saber utilizarlo (relajándolo o estirándolo) de manera voluntaria en el parto, y no defenderse de este momento contrayendo estos músculos.

Ahora bien, si lo que buscamos es evitar la episiotomía, la única manera segura de evitarla es no teniendo cerca unas tijeras. Para empezar, el hecho de que te vayan a realizar una episiotomía va a depender de la decisión que tome el profesional o la profesional que te atienda en el parto. Y si quieres preparar tu suelo pélvico para que este sufra lo menos posible o esté lo más preparado para el estiramiento, te aconsejo que realices prioritariamente el masaje perineal, que sí hay evidencia científica razonable que demuestra su eficacia de cara a la salud pelvi-perineal en el parto.

Y entonces, ¿cómo utilizar el Epi-No?

Como he mencionado, actualmente el Epi-No lo aconsejamos para entrenar la sensación de pujo y el pujo en sí. Recomendamos su uso a partir de la semana 36 de gestación y siempre lo enseñamos de manera individualizada en cabina a la mujer y su pareja o persona que vaya a acompañarle el día del parto.

Para que lo entendáis bien, lo que hacemos es introducir el globo dentro de la vagina, lo hinchamos hasta un punto tolerable, y enseñamos a “parirlo” de una manera respetuosa con el suelo pélvico y con una respiración y posturas facilitadoras de parto, de manera que este globo va a ir saliendo poco a poco sin peligro alguno para la paciente. Además, si durante el ejercicio la mujer nota una sensación de dolor o de malestar no tolerable, rápidamente se puede quitar el aire que el globo lleva dentro. Debe ser un aprendizaje facilitador y tranquilizador para el parto y no generar ni ansiedad ni miedo a esa situación.

epi-no 2

Una vez la pareja está instruida para realizarlo, se recomienda que lo hagan a diario en tres posiciones diferentes y en cada posición la mujer no debe estar más de 2 min empujando para parir el Epi-NO.

En resumen:

 

  • El Epi-No no es un aparato que consigue o no evitar la episiotomía (aunque el origen de su nombre nos hace pensar en ello). Eso depende de muchos otros factores que no están en nuestras manos. Y la mejor manera de trabajar el tejido del suelo pélvico es el masaje perineal.

  • El Epi-No es muy útil para enseñar a la mujer el pujo fisiológico, para que lo pueda entrenar de manera no agresiva y disminuya el miedo y la ansiedad a no saber hacerlo el día del parto.

  • No se trata de comprarlo y utilizarlo así de cualquier manera, sin ton ni son. Recomiendo encarecidamente que un/a profesional en la preparación al parto pueda enseñarte a utilizarlo. Hoy en día no es difícil encontrar matronas o fisioterapeutas entrenad@s para ello. Una vez que pagas 100 euros para comprártelo, págate una sesión para sacarle el fruto.

Y, como siempre, no olvidéis que Ania está disponible para aclararos cualquier duda que tengáis sobre el tema. ¿Qué me contáis vosotras? ¿Conocíais el epi-no? ¿Lo usásteis? ¿Lo recomendaríais a futuras mamás?

You Might Also Like