Salud

EPISIOTOMÍA ¿QUÉ ES, CUÁNDO SE UTILIZA Y CUÁLES SON SUS INCONVENIENTES?

13 febrero, 2015

episiotomía

Os confieso que, aunque viniendo de alguien que ahora tiene un blog sobre maternidad resulta un poco raro, durante mi embarazo apenas leí ni investigué nada sobre embarazos, partos y crianza de bebés. No quise obsesionarme con el tema y pensé que la vida se iría encargando de enseñarme todo lo necesario.

Por eso, la primera vez que oí hablar de la episiotomía estaba ya embarazada de cinco o seis meses. Me encontré por la calle con una conocida que ya era mamá y comenzó a contarme qué tal había sido su parto. Todo iba bien hasta que dijo: “La verdad es que fue súper bien. No me tuvieron que hacer episiotomía. Solo me DESGARRÉ un poquito pero, vamos, muy bien”. Mi cabeza comenzó a dar vueltas. ¿DESGARRARSE ahí abajo es mejor que una episiotomía? Entonces, eso de la episiotomía debe ser parecido a que te hagan el arakiri, ¿no? DESGARRARSE. Esa palabra es horrible. ¡Vamos, no me jodas! ¿Cómo va a ser eso la mejor opción? Pero va y resulta que sí, que, efectivamente, si el desgarro es pequeñito, es de lo mejor que te puede pasar.

Para que quede bien clarito qué es eso de la episiotomía, cuándo se utiliza y cuáles son sus efectos colaterales, le he pedido a Adela Ayerra, matrona en el Complejo Hospitalario de Navarra, que nos escribiera unas líneas acerca del tema.

¡Os dejo con ella!

Cuando se va acercando el momento del parto, uno de los temas que más preocupan a las embarazadas es la dichosa episiotomía y si será o no necesario aplicarla en su parto. Las matronas, como profesionales sanitarias de referencia en el control del embarazo y parto, tenemos el deber de informarles y tratar de tranquilizarles, en la medida de lo posible.

La episiotomía es “la incisión que se realiza en el periné de la mujer durante el momento del parto, para prevenir desgarros perineales severos y facilitar la expulsión del bebé”. Es decir, si el parto se complica y el bebé no es capaz de salir por sí mismo, la matrona tiene que realizar un corte en la zona del periné para facilitar la salida del pequeñajo.

A lo largo de la historia, el uso de la episiotomía ha ido variando. Hace una década, por ejemplo, la realización de ésta práctica se hacía casi de manera rutinaria. Sin embargo, con el paso de los años y múltiples estudios al respecto, la realidad ha ido cambiando.

En 1996 la OMS (Organización Mundial de la Salud) advirtió que el uso indiscriminado de episiotomías tenía efectos perjudiciales y, por tanto, aconsejaban su uso restringido en el parto normal. Y, más recientemente, en 2008, el Ministerio de Sanidad y Consumo recomendó “promover una política de episiotomía selectiva y no sistemática”.

Algunos de los inconvenientes de las episiotomías son: mayor lesión perineal (y sus secuelas), no previene la debilidad de la musculatura del suelo pélvico, aumenta la pérdida sanguínea de la mujer, incrementa la profundidad media de los desgarros perineales posteriores, aumenta el riesgo de lesión al esfínter anal e incrementa los problemas de cicatrización y el dolor en los primeros días postparto.

En la actualidad, la tasa de espisiotomías en la atención al parto normal está disminuyendo significativamente y los esfuerzos de las matronas cada vez están más centrados en que la zona perineal sufra el menor daño posible durante el parto (desgarros de menor grado). Por ello, incidimos en la importancia de los ejercicios del suelo pélvico (Kegel) y el masaje perineal en el 3º trimestre de gestación, respetamos al máximo los tiempos de expulsivo e intentamos favorecer posiciones que disminuyan el trauma perineal.

En cuanto al cuidado de los puntos (tanto de un desgarro perineal como de una episiotomía), la clave está en mantener la herida lo más limpia y seca posible hasta su total cicatrización. Ésto normalmente ocurre entre los 7 y 10 días primeros días del postparto y los puntos aplicados en la parte externa del periné se caen solos.

Finalmente, quedaría decir que, a pesar de sus desventajas, la episiotomía sí que estaría indicada en casos de riesgo de pérdida de bienestar fetal, en partos vaginales complicados (fórceps, ventosa o espátulas) y en cicatrices previas de desgarros severos mal curados.

Y esto es todo, amigas. ¿Cómo fue vuestra experiencia? Yo, por suerte, no la experimenté en primera persona… ¿Qué nos podéis decir las que habéis sufrido la episiotomía en vuestras carnes? ¿Es tan mala como parece? ¿Os costó mucho recuperaros?

You Might Also Like

  • avatar
    Noa 26 febrero, 2015 at 19:44

    A mi me la hicieron en el primero de los partos. Quiero pensar que fué estrictamente necesaria porque mi hijo nacio ayudado por forceps pero debo decir que si llego a saber lo que era y como seria su curación hubiera empujado sacando fuerzas de donde ya no las tenia porque pasados 9 meses del parto seguia teniendo dolor en mis relaciones sexuales! Los primeros 10 días insoportables, el primer mes bastante doloroso y molestias ya os comentaba que durante meses…. En el segundo parto lo primero que le hice prometer a la ginecologa fué que mantendria las tijeras alejadas de mi! M desgarre un poco yo sola en el expulsivo pero no m molesto nada la recuperación. La verdad es que yo tambien tenia mucho desconocimiento sobre este tema y me desentendi bastante del tema del embarazo y el parto con mi primer hijo y ahora creo que fue un error, es mejor siempre estar bien informada aunque sigas confiando en los medicos que te atienden, siempre es mejor saber qué esta pasando en cada momento y porque. Cuando vi a la matrona subirse encima mio y amasar mi barriga como si estuviera amasando pan en mi primer parto me quedé petrificada!! Luego la tenia llena de morados y me dolia hasta ponerme a mi hijo encima…. En fin lo mejor es informarse bien sobre y asi saber y poder reaccionar a tiempo si no estas de acuerdo en algun momento.

    • avatar
      Un chupete para mamá 27 febrero, 2015 at 17:42

      Jo Noa, ¡qué horror! Diez meses son demasiados meses para estar sintiendo molestias. ¡Madre mía! Espero y confío en que las matronas están disminuyendo la práctica de episotomías a lo estrictamente necesario. Me alegro mucho de que el segundo parto fuera mejor.
      Un besico!

  • avatar
    lydia padresenpañales 14 febrero, 2015 at 17:26

    Evidentemente yo no quería episiotomia. De hecjo la.matrona me dijo que no la habría si no fuera necesario y q iba todo bien. Pero en el.último.momento la beba no salía porque llevaba una vuelta de cordón, y yo empujaba bien pero ella volvía para adentro. Me hicieron un pequeño corte para evitar desgarros. Te diré que dos horas después del parto estaba sentada en plan indio sobre la cama del hospital
    No me dolió ni en el paritorio ni después, y la zona se quedó muy bien. Espero q para este segundo parto no haga falta, pero lo.prefiero a que haya un desgarro descontrolado. Desde luego hacerlo.porque sí no me parece una práctica aceptable, ya te digo q en mi caso apuraron bastante para no tener q hacerla. Pero no me arrepiento porque dejaron todo perfecto. Me pasó como a ti hasta q no estaba embarazada no había oído nada de desgarros, episiotomia ni eso de que a veces del empujar sale otra cosa que no es el bebé ajjajaja maravillas del parto….

    • avatar
      Un chupete para mamá 15 febrero, 2015 at 12:23

      ¡Por fin alguien que dice que no fue para tanto! Menos mal porque me estaba empezando a acojonar solo con pensar en la posibilidad de que para mi siguiente embarazo me tuvieran que hacer una… Me alegra mucho oir que hay casos en los que las consecuencias son positivas :-)

  • avatar
    Cristina 14 febrero, 2015 at 17:00

    A mí me hicieron episiotomía en el segundo parto, que fue gemelar, a pesar de que yo había pedido expresamente que no me la hicieran. Mis hijas eran muy pequeñas y casi salieron solas, así que fue del todo innecesaria.

    Aparte de la impotencia de estar ahí sin poder moverte y que alguien te corte en contra de tu voluntad, la recuperación fue muy lenta y un año más tarde todavía me afectaba mucho en mis relaciones sexuales.

    En el siguiente parto me desgarré por la cicatriz de la episiotomía… algo que es muy habitual porque se debilitan las fibras.

    Ay… y aún hay profesionales en éste país diciendo que la violencia obstétrica nos la hemos inventado las doulas y asesoras de maternidad… triste, de verdad.

    • avatar
      Un chupete para mamá 15 febrero, 2015 at 12:19

      La pregunta es… ¿POR QUÉEEEEEE? ¿Por qué si tu pediste que no te lo hicieran y tus hijas eran tan pequeñas lo hicieron?¿ Te dieron alguna explicación?
      ¡No sabía que la recuperación podía ser tan lenta! ¡Un año, madre mía! Y, aún así, valiente que decidiste ir a por el cuarto!!! Toda mi admiración para tí.
      Besicos!

  • avatar
    Cuéntamelo bajito 14 febrero, 2015 at 12:29

    Buffff yo que se sigue abusando de esta práctica.
    A mi me la hicieron sin decirme nada y cuando empezaron a coserme me lo contaron.
    No quisieron decirme cuantos puntos me estaban dando pero en casa aunque yo solo me veía 4 luego me enteré que habían cosido por capas, es decir, tenia puntos internos en músculos y demás.
    Y todo por acelerar el expulsivo porque les pilló en cambio de turno y se querían ir a casa.
    Si los partos no fuesen tan intervenidos y dejasen al cuerpo actuar a su ritmo, no haría falta cortar.
    En cuanto a los cuidados, yo no tuve problema a pesar de que se me abrió un punto.
    Lavar con agua y jabón y secar con el secador del pelo.
    Un saludo

    • avatar
      Un chupete para mamá 15 febrero, 2015 at 12:07

      Jo, qué pena me da oir que estas cosas siguen pasando… Supongo que depende mucho de en qué manos caigas y que, como en todas las profesiones, habrá quien busque su propia comodidad y le de igual todo lo demás. Clarísimamente, esas personas no deberían dedicarse a cuidar de la salud de los demás.

  • avatar
    Ana 13 febrero, 2015 at 15:50

    Bueno…. Despues de mis 22h de contracciones dolorosisimas porque la epidural no funciono como debia y tuve medio cuerpo despierto tooooodo el rato menos en el momento del parto q tenia todo el potorro dormido, pensaba q mi unica preocupacion era q saliera ya de mi cuerpo el agente de tanto dolor pero cuando oi a la ginecologa ” vamos a hacerle un corte” le pedi muy educadamente q por favor no me cortase. Dejo las tijeras en la mesa y yo solita me desgarre un poquito. Asi q la cosa quedo con 3 puntos extermos y dos internos.

    • avatar
      Un chupete para mamá 14 febrero, 2015 at 10:29

      Ay Ana, ¡Qué horror que no funcionase la epidural! ¡¡¡Para mí es uno de los mejores inventos de la vida!!! Bueno, piensa que así el siguiente seguro que va mejor ;-)
      Me alegro mucho de que al final no cortaran… ¡Menos mal que estuviste atenta para impedirlo!