Salud

Mi niñ@ no me caga, ¿por qué? Estreñimiento del bebé (I)

3 diciembre, 2014

estreñimiento del bebé

Pensaréis con toda la razón que podría haber elegido un tema “menos feo” para estrenar la sección de salud. Sin embargo, he decidido empezar por aquí porque fue la primera preocupación seria que tuve como madre y, además, con el tiempo he descubierto que es una duda muy común entre los nuevos pamás: Cuándo y cómo caga mi bebé.

Para aclarar todas vuestras dudas al respecto tenemos el lujo de contar con Ania Ibisate, apodada por mí como “la salvadora”. La conocí durante mi embarazo y, además de las clases y sesiones particulares de preparación al parto que resultaron ser un éxito, me curó una ciática horrorosa que no me dejaba moverme de la cama en cuarenta y cinco minutos de reloj.

¡Os dejo con ella!

Al igual que los adultos, los bebés pueden sufrir estreñimiento: cuando se defeca menos de tres veces por semana, las heces son raras, duras y secas (como excrementos de cabra) o se eliminan con dificultad (llanto del bebé). Aunque es totalmente normal que la frecuencia de las deposiciones disminuya a medida que crecen, porque el tracto digestivo es cada vez más largo y el tiempo de tránsito aumenta. ¡Así de simple! Un recién nacido tiene el estómago del tamaño de una cereza y al mes de vida, del tamaño de un huevo. No lo olvidemos.

Vamos a hablar aquí del bebé que sólo toma leche. Se considera que debe defecar al menos una vez al día, aunque lo ideal sería que lo hiciera casi cada vez que come, ya que necesita vaciarse para ser llenado. Por ello, de manera natural, los bebés evacúan a menudo, justo cuando empiezan a comer. ¡Qué oportunos! Y es que la biología es así de sabia.

El ritmo intestinal y las heces van a depender de lo que coma. Un bebé con lactancia materna exclusiva puede estreñirse de manera normal porque la leche materna es absorbida casi en su totalidad por el colon del bebé y puede dejar poco residuo, que será líquido amarillo-verdoso y frecuentemente con grumos. Sin embargo, el bebé de lactancia artificial debería evacuar a diario, heces de más consistencia y color más oscuro. Es a estos últimos a los que hay que controlarles más y suplementarles si es preciso con un buen probiótico (bacterias “buenas” que viven en nuestro intestino) que no sólo mejorará su función intestinal si no que lleva añadidos cantidad de efectos positivos mejorando la inmunidad entre otros.

Las causas del estreñimiento

En la mayoría de los casos, el estreñimiento se llama “funcional“, es decir, que no está vinculado a ninguna alteración importante y no hay necesidad de preocuparse. Las causas más comunes son:

  • Cambios en la dieta (en la dieta de la madre que da pecho o en la fórmula de biberón). ¡Cuidado porque el agua que utilicéis también cuenta! Recordad utilizar aguas con mineralización baja.
  • Justo después de un episodio de diarrea (virus, gastroenteritis…),lo cual es bastante normal. Es lo que denominamos “efecto rebote”.
  • Medio ambiente y estrés: un cambio de ubicación,los viajes, el inicio en la guardería, las preocupaciones… a ellos también les afectan los cambios o bien directamente o porque se lo trasmitimos de algún modo.
  • Tomar ciertos medicamentos (la madre y/o el bebé): contra la tos, espesantes… y el hierro. ¡Maldito hierro que estriñe tanto a la madre como al bebé!

¿Cuándo preocuparnos y consultar con un especialista sanitario?

  • Cuando el recién nacido no defeca, vomita y no aumenta de peso.
  • Si tu bebé no ha tenido una evacuación intestinal durante más de tres días.
  • Si su abdomen está hinchado y se retuerce de dolor al palparlo.
  • Si el estreñimiento se acompaña de vómitos, especialmente justo después de la comida.

Pero “non preocupare”. Para todo estreñimiento hay consejos útiles y simples que podremos aplicar sin miedo. De todos éstos hablamos en el próximo post. ¡Prometido!

Mientras tanto, podéis ir dejándonos cualquier duda que tengáis al respecto y Ania os contestará lo antes posible.

You Might Also Like

  • avatar
    Isaac 5 diciembre, 2014 at 16:13

    Muchas gracias por dar a conocer estos temas que traen de cabeza a más de uno.
    Animarte para que sigas en este camino y con Ania cerca seguro que nos dais muchas lecciones.

    • avatar
      Un chupete para mamá 6 diciembre, 2014 at 11:04

      Muchas gracias por los ánimos Isaac! Me alegra mucho que te haya parecido útil y, sí, me he buscado unas colaboradoras de mucho, mucho nivel ;-)

  • avatar
    Lorena 3 diciembre, 2014 at 19:26

    Muy buen post, con este tema sufrí, y aun estoy en ello…… los probióticos, son una gran ayuda!!!!!

    • avatar
      Un chupete para mamá 3 diciembre, 2014 at 23:04

      Hola Lorena!
      Si es que, al final, es un tema que afecta a muchísimos bebés. Si tienes cualquier duda, ya sabes que Ania está disponible para ayudarte.

  • avatar
    LAURA 3 diciembre, 2014 at 11:50

    Muy buen post , muy útil, ya que creo que a todas nos a pasado y nos pasa…y si no…menuda suerte!

    • avatar
      Un chupete para mamá 3 diciembre, 2014 at 23:01

      Hola Laura!
      Me alegro muchísimo de que te haya parecido útil. Yo, la verdad, me preocupé bastante la primera vez que me pasó porque no tenía ni idea de los motivos y resultó que era algo de lo más común. Lo que tiene el no saber…