Montessori

LA AYUDA INÚTIL

2 noviembre, 2015

ayuda útil

Siguiendo con los posts sobre la filosofía Montessori, hoy nuestra colaboradora Natalia nos habla sobre un tema tremendamente interesante y con el que seguro que todas os véis reflejadas. Desde que lo leí hace ya unos días, mi forma de relacionarme con mi hija ha cambiado bastante aunque reconozco que no todo lo que debería y que en algunos momentos resulta realmente difícil.

¡Os dejo con ella!

Hace unos meses estábamos en el cumpleaños de una amiga y llegada la hora de comer, mi hijo se sentó en una silla frente al plato que le acababa de servir y, tenedor en mano, se puso a comer.
Frente a él, un hombre daba de comer, cucharada a cucharada a su hija, sentada sobre sus piernas.
¿Cuántos años tiene tu hijo? Preguntó, coincidiendo mi respuesta más o menos con la edad de su hija. ¿Pero cómo es que sabe comer sólo y así de bien? ¡Mi niña no sabe comer sóla!
Mi respuesta: ¿Cómo sabes que no SABE? ¿La has dejado alguna vez comer sola?
Su respuesta: Bueno… no. Pero es que seguro que va a tirar comida por todo lado, se va a ensuciar y… bla bla bla
No sigo con la anécdota, porque creo que ya entendisteis el punto.
Mi hijo come sólo porque desde muy temprana edad le hemos AYUDADO a hacerlo sólo.

María Montessori habla de la diferencia entre AYUDA ÚTIL y AYUDA INÚTIL.

La ayuda inútil es convertirte en una prótesis de tu hijo/a. La ayuda útil es proporcionarle los útiles necesarios y adoptar la actitud correcta para enseñarle a HACER POR SI MISMO.

En el caso del momento de la comida, la ayuda útil seria:

  1. MOSTRARLE como se come solo. Ponerse a su lado y comer lentamente y con movimientos precisos, utilizando los cubiertos, bebiendo agua de un vaso, masticando bien los alimentos, limpiándose la boca…
  2. Darle alimentos de un tamaño y textura fáciles de atrapar con tenedor o cuchara.
  3. Darle un plato, tenedor, cuchillo y cuchara adaptados a su tamaño y su fuerza.
  4. Proteger su ropa de manera que tú no pierdas la calma cuando la sopa de espinacas llene temerariamente su cucharilla.
  5. NO RECRIMINARLO cuando los alimentos caigan a mitad de camino entre su plato y su boca.
  6. Animarlo, decirle que la próxima vez lo hará mejor, sonreírle y corregirlo dulcemente cuando haga un “movimiento en falso”.

Tengo que admitir que este tema de la ayuda útil ha sido el que más me ha costado llevar a cabo. Y es que el ser humano se desarrolla tan rápido que tu retoño pasa de depender totalmente de ti a decidir qué pantalón se quiere poner en menos de dos años!

Aceptar que este viernes tu amorcito será más autónomo e independiente que este lunes es un ejercicio de generosidad.

 La ayuda inútil es aquella que se convierte en un obstáculo para el desarrollo y el aprendizaje del niño.

Por ejemplo, cuando lo ves intentando abrir una caja, botella o lo que sea, con toda su fuerza invertida en esta aventura y decides “ayudar al pobre crío que no puede”, estás IMPIDIENDO que se ejercite en esta tarea y, por lo tanto, a que APRENDA a hacerla!

Además de la caridad (pobrecito que no puede, voy a ayudarle) hay otros dos factores que intervienen cuando ofreces la ayuda inútil: La impaciencia y la comodidad.

Sabemos que el tiempo es relativo, ya que depende de la perspectiva del observador, así, observador adulto y observador niño viven los segundos de una manera muy diferente.

Cuando tu chiqui esta luchando por ponerse un calcetín SOLAMENTE ESTA PENSANDO EN PONERSE EL CALCETIN, mientras que tú estas pensando que tienes 15 minutos para lograr sacar a tu retoño de casa bien vestido y llegar a esa cita tan importante e ineludible.

Yo propongo una tregua: Si bien, reemplazar a tu cachorro en la difícil tarea de ponerse un calcetín es inevitable cuando TÚ NECESITAS llegar a tiempo a algún lado, puedes hacer de ésta una actividad como la de pintar o armar un puzzle; es decir, en algún momento del día, puedes invitar a tu criatura a ponerse los calcetines, SOLO POR PONÉRSELOS, sin el fin último de salir a cumplir una cita. Así, podrá ejercitarse y verás que cualquier día será él/ella quien esperará impaciente a que tú estés lista/o :-)

Y bueno, la comodidad… claro que es más fácil, más cómodo y más eficiente hacer TODO por tu chiqui, ya que tú lo harás más rápido y mejor. Sin embargo, esta comodidad será el obstáculo a la SATISFACCIÓN que puede vivir un pequeño que, por fin, después de una larga disputa entre un calcetín, un zapato, un pantalón, y él, logre vencer al objeto y saberse dueño de la situación al poder llevar a cabo su voluntad.

Desde hoy, te invito a que te hagas la pregunta cada vez que tengas el impulso de ir a ayudar a un niño: Es ayuda útil o inútil?

¡Hasta pronto!

NAT

 

You Might Also Like

3 Comentarios

  • avatar
    Responder Amordesmadre 4 noviembre, 2015 at 16:44

    Os invito a visitar mi blog de reciente creación donde cuento mis experiencias, espero que os guste, es divertido y lleno de intriga.
    Amordesmadre.wordpress.com

  • avatar
    Responder Miriam 2 noviembre, 2015 at 14:14

    Yo siempre he intentado enseñarle y ayudarle a ser lo mas independiente posible, aunque no siempre es fácil……se mancha,se caen las cosas,tarda….. Pero poco a poco se van viendo sus avances y es un gustazo!!!!!

  • avatar
    Responder Ana 2 noviembre, 2015 at 13:51

    Me encanta este post!!! Es justo lo q yo hago pero sin saber q era una filosofia, unas tecnicas educativas o como querais llamarle…eso si, despues de leerlo me siento muuuuucho mejor madre jajajaja….yo soy de esas madres q cuando su niño se cae no corro a socorrerlo y le animo q el solito se ponga en pie… Pero siempre hay alguien q ve la caida y va a recogerlo no sin antes decirte “oye q tu hijo se ha caido”. YA LO SE!!!! Pues eso mismo lo aplico a todo…. No quiero q mi niño dependa de mi, quiero q sepa hacer las cosas el solito (claramente con 19 meses una multiplicacion de tres cifras como q no….) asi pero comer solo, subir y bajar escaleras ( cnmg al lado, q tampoco vamos a poner gratuitamente la vida de nuestros retoños en peligro), lavarse los dientecitos ( esto es gaciosisimo) y cositas asi q nos dan a ambos mas libertad.
    Un besito a todas.

  • Dejar un comentario