Salud

¿QUÉ HACER CUANDO UN NIÑO SE ATRAGANTA?

8 abril, 2015

El atragantamiento en los niñosNo me considero para nada una madre paranoica ni sobreprotectora. Creo que la medida para todo en la vida debería ser el sentido común y trato de criar y educar a mi hija según esa máxima. Claro está que el sentido común no es algo objetivo y que varía dependiendo de cada persona. De hecho, atentas a esto, de ahí vienen todos los problemas del mundo.

Pero dejando las reflexiones filosóficas a un lado, confieso que, desde que soy madre, hay una situación (y solo una) que me hace perder los nervios por completo y me convierte en la presidenta honorífica del Club de  las madres histéricas. A saber: la posibilidad de que mi hija se atragante. La sola idea de pensarlo me genera una angustia difícil de describir. 

Una vez, cuando la peque tenía unos nueve meses, vivimos en casa un episodio de estos y creo que fue el peor minuto de mi vida. Todos sabemos que hay que evitar darles juguetes con piezas pequeñas a los niños pero, la vida es así, hay veces en que los juguetes con piezas grandes se rompen y esas piezas se convierten en pequeñas. Y si da la casualidad de que en ese segundo tú estás mirando para otro lado y tu hijo tiene el juguete en la boca, ya está el lío montado.

Enseguida le metí la mano en la boca y, por suerte, conseguí sacarle al enemigo rápidamente y pudimos dar la crisis por finalizada. Pero la verdad es que lo hice mal, absolutamente presa del pánico y sin pararme a pensar en cómo debía hacerlo y cuáles podían ser las consecuencias. Mi cerebro en ese momento no daba para tanto.

Por eso, me ha parecido fundamental dedicar a este tema la primera entrega del curso básico de primeros auxilios para pamás que el equipo de pediatría del Hospital Vithas San José ha preparado para vosotr@s.

Por supuesto, lo mejor sería acudir a un curso de primeros auxilios pero a veces estos no son fáciles de encontrar o, simplemente, no encontramos el momento de hacerlo. Los mismos pediatras que están escribiendo estos post tan interesantes están preparando un curso para enseñarnos cómo poner en práctica todos estos consejos. Os mantendré informadas de las fechas porque yo, desde luego, no me lo pienso perder.

¡Os dejo con los expertos!

¿Qué es el atragantamiento?

Se produce cuando un cuerpo extraño (comida, pieza de un juguete, objeto pequeño…) se introduce en la vía respiratoria, obstruyéndola e impidiendo que el aire entre en los pulmones. El atragantamiento suele ser algo rápido e inesperado y como tal, provoca angustia cuando lo observamos y mucho más si al que le ocurre es a nuestro hijo. Cuando cualquier persona se atraganta, de forma instintiva suele llevarse ambas manos al cuello, con sensación de ahogo. Además, comienza con tos o con arcadas para intentar expulsar el cuerpo extraño. Tampoco puede hablar. En las formas más graves, los labios y la cara se ponen morados y se pierde el conocimiento. De ahí la importancia de saber actuar ante esta situación

¿Cómo debo actuar?

Es muy importante tratar de mantener la calma para poder actuar de forma adecuada. Pero según he comentado anteriormente esto puede ser difícil sobre todo cuando se trata de nuestro propio hijo.

Si el niño tose con fuerza, se le debe animar a toser. ¡No se le debe golpear en la espalda, ni intentar sacarle el cuerpo extraño de la boca a ciegas! La tos es su mecanismo de defensa.

Si el niño está consciente pero tiene una tos débil o poco efectiva o es incapaz de hablar o la dificultad para respirar es muy importante, se debe llamar al número de teléfono 112 (emergencias) y socorrerlo inmediatamente. Se procederá de la siguiente manera aunque lo mejor es realizar un curso de primeros auxilios donde enseñen estas maniobras de forma práctica:

Observar la boca y, si el objeto se ve, extraerlo con cuidado de no empujarlo para dentro.

Si no se ve nada en la boca o no se puede extraer el objeto, con el talón de la mano dar 5 golpes en la parte alta de la espalda, entre los omóplatos. Si no se ha expulsado nada y el niño sigue igual, si es un niño menor de 1 año , se le debe dar la vuelta y realizar 5 compresiones torácicas (en el centro del pecho), justo debajo de la línea que une ambos pezones, o , si tiene un año o más, 5 compresiones abdominales en la boca del estómago (maniobra de Heimlich), Este ciclo de observar la boca, 5 golpes en la espalda y compresiones torácicas o abdominales, debe repetirse, hasta que el niño expulse el objeto, respire mejor o pierda la conciencia.

Si el niño está inconsciente, o durante las maniobras pierde la conciencia, se debe llamar Inmediatamente al 112 (emergencias) si no se ha hecho antes. Es conveniente colocar al niño sobre una superficie dura y comprobar si hay algún objeto en la boca; si es accesible, debe extraerse. Se recomienda abrir la vía aérea sujetando con una mano la frente del niño y tirando ligeramente de la barbilla hacia arriba y comprobar luego si respira:

Si respira, se ha de colocar al niño de costado, vigilando que no deje de respirar hasta que llegue el servicio de emergencias.

Si no respira, cerrando la nariz del niño con dos dedos de la mano que ha colocado sobre la frente, poner nuestra boca sobre la de él e insuflar aire dentro del niño, observando si se mueve el pecho (si el niño es pequeño se puede abarcar con la boca del reanimador la boca y la nariz del niño). Realizar esta maniobra 5 veces. Si no se eleva el tórax, se comenzará con las maniobras de resucitación, dando 30 compresiones torácicas en el centro del tórax, justo por debajo de la altura de los pezones, alternando con 2 respiraciones boca a boca. Cada dos minutos se debe comprobar la respiración y mirar si hay algún objeto visible en la vía aérea.

 ¿Cómo se puede prevenir?

Es conveniente que siempre haya un adulto supervisando a los niños pequeños mientras comen. Cuando el pediatra indique que se puede comenzar con la comida sólida, debe de cortarse en trozos pequeños, vigilando que el niño trague bien. Se debe enseñar a los niños a masticar suficientemente la comida. Es recomendable que los niños permanezcan sentados mientras comen porque si corren o juegan con comida en la boca, pueden atragantarse fácilmente. Cuando se compren juguetes para niños pequeños se ha de tener en cuenta la edad recomendada por el fabricante. Hay que evitar los juguetes con piezas pequeñas en los niños menores de 5 años. No se deberían dar al niño frutos secos o alimentos que puedan provocar atragantamiento hasta que el niño tenga 5 años, como mínimo. Ya veis que son recomendaciones de sentido común pero a veces, este se pierde.

¿Cómo vivís vosotras este tema? ¿Habéis pasado por algún episodio similar? ¿Supisteis cómo actuar?

You Might Also Like

  • avatar
    ¿CÓMO ACTUAR ANTE UNA INTOXICACIÓN INFANTIL? - Un chupete para mamáUn chupete para mamá 29 abril, 2015 at 07:07

    […] para vosotras por el equipo de pediatría de Hospital Vithas San José. Después de hablaros de los atragantamientos, las heridas y las quemaduras, cerramos el ciclo con las intoxicaciones por medicamentos o productos […]

  • avatar
    ¿QUÉ HACER SI UN NIÑO SE QUEMA? - Un chupete para mamáUn chupete para mamá 24 abril, 2015 at 12:35

    […] Los que me conocéis en persona entenderéis fácilmente que otro de mis grandes miedos como madre sean las quemaduras, aunque, todo hay que decirlo, lo controlo bastante bien y no llego a los niveles de histerisimo nerviosisimo que me produce el tema de los atragantamientos. […]