Salud

¿Qué hacer cuando un niño se hace una herida?

17 abril, 2015

Cómo curar las heridas en los niños

En la segunda entrega del “Manual de primeros auxilios para madres primerizas” que ha elaborado para nosotras el magnífico equipo de pediatría de Hospital Vithas San José, nos hablan de algo que, por desgracia, es demasiado frecuente en los niños: las heridas. ¿Cómo se debe actuar ante ellas? Yo, por suerte, aún no lo he experimentado en primera persona pero, al ritmo que va la niña, sospecho que en breve tendré que poner en práctica los siguientes consejos.

¡Os dejo con el especialista!

Las heridas en los niños son muy frecuentes. Que levante la mano quien tenga un hijo/a que no haya tenido una herida. Sobre todo en los más pequeños cuando comienzan a andar o cuando van al parque.

¿Qué tipos de heridas hay?

  • Heridas leves: son los pequeños cortes o erosiones superficiales que no están contaminados o infectados. Salvo complicaciones, no necesitan asistencia sanitaria.
  • Heridas graves o importantes: casi siempre requieren una asistencia profesional urgente. Según la causa clasificamos las heridas en:
  • Excoriación (arañazo más o menos amplio, como las producidas por caídas de bici).
  • Heridas contusas, donde se rompió la piel por un golpe o traumatismo (caídas más fuertes, mordeduras, o accidentes de tráfico).
  • Heridas incisas o producidas por un objeto cortante (al abrir una lata , un vidrio).
  • Heridas muy pequeñas en superficie pero penetrantes (por agujas, anzuelos o por animales).

¿Qué se puede hacer?

Primero, como siempre, mantener la calma. Si no se puede, pedir ayuda. Y si no se tiene, respirar profundo y al ataque….

a) Si la herida es pequeña (menos de 1 centímetro) y los bordes están cerca uno de otro:

  • Preparar todo lo que podamos necesitar. Lavarse a fondo las manos.
  • Lavar la herida con agua y jabón de forma abundante.
  • Retirar frotando suavemente , con una gasa, los restos que pueda contener (no usar algodón porque se pega a la herida).
  • Secar con una gasa y poner un antiséptico. Mejor con clorhexidina (Cristalmina®), o si no, con povidona iodada (Betadine®).
  • Cubrimos la herida con un apósito autoadhesivo estéril (o una gasa estéril y esparadrapo) o, si es necesario, con un vendaje comprimiendo la zona de sangrado.
  • Si la venda se moja, retirarla y utilizar una nueva.

b) Si sangra mucho debido a un corte grande o a un golpe fuerte se recomienda:

  • Lavar la herida cuidadosamente con agua.
  • Colocar un trozo de gasa estéril o un paño limpio cubriendo la herida.
  • Si se puede, se elevará la parte del cuerpo del niño que esté sangrando a un nivel más alto que su corazón.
  • No se debe aplicar un torniquete.
  • Aplicar presión directa sobre la herida durante 5 minutos, utilizando la palma de la mano sobre la gasa o el paño.
  • Mantener la zona en alto para que el sangrado cese y no revisarla en menos de 10 minutos. Si la sangre empapa la gasa, no se debe retirar. Utilizar otro trozo de gasa encima de la anterior y continuar ejerciendo presión sobre la misma.
  • Hay que revisar si tiene puesta la vacuna del tétanos hace más de 5 años (si es una herida sucia) o más de 10 años (si es limpia). Si no está bien vacunado contra el tétanos, debe ir a un centro sanitario para que le pongan gammaglobulina antitetánica (si la herida es sucia o se ha producido con un objeto sucio) y vacuna antitetánica.

¿Cuándo se debe consultar?     

Es conveniente acudir a un centro sanitario en caso de heridas o golpes grandes, o en estas situaciones:

  • No se pueda detener el sangrado después de 5 minutos de presionar o si la herida comienza a sangrar de nuevo (se ha de continuar aplicando presión hasta que llegue la ayuda médica).
  • No se pueda limpiar la herida completamente de polvo y suciedad, o si hay un objeto en el interior de la herida. No retire el objeto clavado si es grande.
  • Si la herida está localizada en el cuello o en la cara.
  • Si la herida fue causada por un animal, una mordedura humana, una quemadura, un accidente eléctrico o una perforación (p.ej. un clavo).
  • Si la herida es más grande de un centímetro o si parece profunda, pueden ocasionarse daños en los nervios o tendones.
  • Si se tienen dudas sobre si necesita puntos de sutura.
  • Se debe consultar si la herida esta roja, hinchada, caliente al tacto o con pus en el interior (para valorar posible infección).
  • Si la herida se ha producido con un objeto sucio (clavo, alambre…) también puede ser conveniente consultar para que la herida sea correctamente valorada y se revise el estado de la vacunación antitetánica del niño.
  • Si se ha producido la separación de parte del cuerpo (p.ej. la falange de un dedo). Recoja la porción perdida, introdúzcala si es posible en una bolsa e intente conservarla dentro de agua fría. En este caso, debido a la necesidad de atención inmediata, llame a los servicios de emergencia (112), comunique lo ocurrido y siga sus indicaciones.
  • Si tiene dolor se le puede dar un medicamento para aliviar al niño (ibuprofeno o paracetamol)

¿Cómo se puede prevenir?

Hay que tener en cuenta que hablamos de niños y los niños se caen y suelen caerse cuando uno menos se lo espera. Siempre van a ir en busca del peligro. Y claro, tanto va el cántaro a la fuente que al final…… Estas son algunas recomendaciones: Utilizar dispositivos de seguridad acolchados para cubrir los bordes angulosos de los muebles y los dispositivos que evitan el cierre brusco de las puertas. No permitir el acceso por parte de los niños a objetos cortantes o punzantes y en caso de niños mayores, supervisar cómo los usan. Asegurarse de que los niños están siempre calzados en el exterior de la vivienda. Y aún así, nunca estaremos a salvo :-(

¿Qué tal lleváis vosotras el tema? ¿Habéis tenido que poner en práctica estos consejos o aún estáis a la espera de vuestra primera vez? ¿Sabéis mantener la calma en estas situaciones?

You Might Also Like

3 Comentarios

  • avatar
    Responder ¿CÓMO ACTUAR ANTE UNA INTOXICACIÓN INFANTIL? - Un chupete para mamáUn chupete para mamá 18 mayo, 2015 at 10:04

    […] el equipo de pediatría de Hospital Vithas San José. Después de hablaros de los atragantamientos, las heridas y las quemaduras, cerramos el ciclo con las intoxicaciones por medicamentos o productos de […]

  • avatar
    Responder Miriam 18 abril, 2015 at 05:47

    Malita me pongo solo de pensarlo!!!! Por suerte aun no me ha tocado nada “grave”, algún golpe y poco más….. Pero temo el día que se pegue un buen castañazo con herida incluida,me da como mucha cosilla….. Y espero poder y saber mantener la calma…. Más que nada para no poner mas nervioso al accidentado.

    • avatar
      Responder Un chupete para mamá 26 abril, 2015 at 13:16

      Quién sabe… Igual tenemos suerte y nos libramos de tener que hacer de enfermeras de urgencias ;-)

    Dejar un comentario