Confesionario, Consejos vendo

VENTAJAS Y DESVENTAJA DE MI MÉTODO DE LACTANCIA

7 enero, 2015

Dibujo de vaca lecheraComo os comenté en La lactancia y su vínculo para mí el tema del pecho durante los primeros días fue horrible. La peque no se llegaba a enganchar bien y las pocas veces que lo conseguía me hacía ver las estrellas. Además, como no se tomaba ni de lejos toda la leche que producía, tenía que, primero darle pecho y después utilizar el sacaleches. Así que para cuando acababa una toma, ya tenía que empezar con la siguiente.

Con este panorama, después de una semana decidí dejar de ofrecerle pecho y otorgar al sacaleches el título de “mi nuevo mejor amigo”. Desde entonces hasta el quinto mes Aitana se alimentó a base de biberones de leche materna.

Para mí eran casi todo ventajas. De hecho, pienso repetir el método con mi siguiente hijo sin ni siquiera intentar que se enganche a la teta. Os cuento:

  • Al ser un movimiento constante y siempre tener la misma potencia, es más difícil que aparezcan casos de mastitis.
  • Es también mucho más difícil que aparezcan las temidas grietas en los pezones.
  • Te permite relativamente elegir las horas a las que prefieres realizar la extracción.
  • De todos es sabido que los bebés que toman biberón, por lo general, duermen mejor y dejan pasar más tiempo entre toma y toma. Eso es porque tienen que hacer mucho menos esfuerzo para succionar la leche del biberón que la del pecho y, por lo tanto, en cada toma se llenan más.
  • Sabes exactamente qué cantidad de leche está tomando en cada momento.
  • Otros familiares, especialmente el padre, pueden participar en la alimentación del bebé.
  • Si en algún momento te sientes saturada y necesitas desconectarte del mundo puedes dejar a tu peque con su padre o con sus abuelas/os junto con dos o tres biberones, meterte en la cama y olvidarte de todo.
  • Es posible repetir la misma operación pero en vez de meterte en la cama ir, por ejemplo, al cine o a cenar, o incluso las dos cosas, con el padre de la criatura o con tu amiga del alma.

No obstante, es cierto que tiene una gran desventaja: la sensación de ser una vaca lechera no te la quita nadie. Mis pobres tetas, que en su día fueron un arma de seducción masiva, no solo dejaron de serlo si no que durante cinco meses se convirtieron en lo más anti erótico jamás visto por mis ojos, y me atrevería a asegurar que también por los de mi marido.

Pero así es la vida. Al convertirte en mamá la escala de prioridades da un giro de 180 grados de un día para otro. ¿No os parece? ¿Recordáis haber tenido esa sensación la primera vez que usasteis el sacaleches? ¿Lograsteis superar el shock inicial?

You Might Also Like

4 Comentarios

  • avatar
    Responder Ally 22 enero, 2015 at 22:03

    Yo tengo un poco difícil el uso del sacaleches, no por que no me guste ( es mi segundo hijo y aprendí de los errores anteriores, así que tengo uno eléctrico), si no porque mi hijo ya es conocido por toda la familia como “el broche”, el cual llevo colgado a todas horas mientras está despierto.
    Sensación de vaca lechera?? Desde la primera noche en el hospital!!
    Ya llevamos 4 meses de lactancia, y parece que me he resignado a mi nueva función…. Quizá podría probar a darle en biberón, pero cuando lleva más horas de lo normal sin mamar, como que me entra mono de él!

    • avatar
      Responder Un chupete para mamá 22 enero, 2015 at 23:18

      Pues si te entra mono, aprovéchalo tú que puedes! Lo del sacaleches para mí fue la salvación pero si tú disfrutas del momento, no lo dudes!

  • avatar
    Responder Lorena 8 enero, 2015 at 11:50

    Me parece una opción buenísima, para mi el sacaleches no me fue de mucha ayuda, me desesperaba un poco, así que en lugar de una niña, tuve un pearcing en el pezón, con forma de niña. ……24 horas seguidas…..la verdad que lo llevé bastante regular. Ni cine, ni dormir, ni amigas y si me apuras, ni marido, jajaja!!!!

    • avatar
      Responder Un chupete para mamá 8 enero, 2015 at 17:06

      Ya. No sé por qué a la mayoría de mamás el sacaleches les parece un rollo… Está claro que cada uno es un mundo. Yo es que eso de tener todo el día la teta fuera para que encima la peque no comiera lo suficiente lo llevaba fatal.
      Un besico!

    Dejar un comentario